El último barómetro de la red Natura 2000 realizado por la Unión Europa (con datos correspondientes a 2015) revela que España aporta un total de 222.143 kilómetros cuadrados a una red que suma más de un millón de kilómetros cuadrados en 28 países, consolidándolo como el país con una mayor y más variada biodiversidad de Europa.

Entre los beneficios para la salud que supone esta superficie destacan la mejora de la calidad del aire, de las condiciones climáticas, de las emisiones sonoras, el entorno vital más atractivo para las personas o el estilo de vida más sano, y entre los beneficios sociales destaca una reducción de las tensiones sociales y un mayor compromiso social.

Del mismo modo, en estos años se ha incrementado, sobre todo, la superficie marina, que ha pasado del 1 al 8 por ciento. España suma ahora 84.386 kilómetros cuadrados de superficie marina incluida en Natura 2000, que se suman a los 137.757 kilómetros de superficie terrestre amparada.

No obstante, la Comisión Europea advirtió a España de la deficiente gestión que está haciendo de los espacios incluidos en la red y criticó el retraso en la aprobación de los correspondientes planes para cada uno de esos lugares, algo que el Gobierno espera haber completado este año.

España es el país con más superficie incluida en Natura 2000, aunque otros tienen un número mayor de espacios protegidos, como Alemania (5.206), Suecia (4.082) o Italia (2589), según los datos del barómetro publicado por la Unión Europea.

Y en otros, el porcentaje de superficie que está protegida es también superior al de España; es el caso de Eslovenia (donde el 37,85 por ciento de la superficie está incluida en la red Natura 2000), Croacia (el 36,58 por ciento) o Bulgaria (el 34,46).

Si estás interesado en la protección de la biodiversidad, puede interesarte nuestro Taller de Derecho Ambiental, en el que tratamos sobre legislación relacionada con este campo.

Fuente: EfeVerde

Imagen destacada: Laura Gilchrist