La Tetraclinis articulata crece sólo en zonas muy concretas del norte de África, así como al este de la Región de Murcia, las únicas poblaciones europeas naturales de sabina “mora” o ciprés de Cartagena. Por ello, puede esta planta convertirse en un repulsivo para el desarrollo de esta zona. 

Se trata de uno de los árboles más escasos de la península Ibérica y es una reliquia del pasado. La mayor parte de los ejemplares naturales viven en el Parque Regional de Calblanque, zona identificada como LIC dentro de la red europea Natura 2000.
Para asegurar la conservación de este hábitat y de la especie, varias instituciones y ONGs están ejecutando un proyecto Life
que se va a prolongar hasta 2018. En él se invertirán 1,5 millones de euros para tratar de garantizar su supervivencia, mejorar y aumentar su superficie, concienciar a las poblaciones locales de la importancia de su conservación, y conciliar esa conservación con las actividades humanas.

El 96 por ciento del área de distribución de esta sabina está incluido en la red Natura 2000, el principal instrumento de conservación de la biodiversidad de la UE, y la ejecución del proyecto ha permitido impulsar actividades de educación ambiental, voluntariado o recreativas que están contribuyendo a dinamizar la zona.

Entre las amenazas que se ciernen sobre esta sabina destacan, además de fuego, la competencia con el pino carrasco, el sobre-pastoreo en algunas zonas o la proliferación de actividades incontroladas al aire libre.

Para mejorar la diversidad genética de las poblaciones de árboles locales el proyecto prevé siembras en determinados lugares, pero también la eliminación de algunas plantaciones artificiales que se han producido durante las últimas décadas y que no presentan unas características genéticas muy apropiadas.

 

Aprende sobre la Red Natura 2000 o prepárate para enseñar al mundo el medio ambiente, con nuestros cursos de Educación Ambiental

Si quieres conocer más, pincha aquí 

Imagen destacada: Nanosanchez