Seguro que has ido por una autovía y has visto grandes desmontes que se han hecho para hacer pasar la carretera por ese lugar. Quizás te hayas preguntado cómo hará algún animal para cruzarla y evitar ser atropellado porque no ves alternativa a pasar por el arcén y la fauna no se va a quedar esperando a que pase el último coche para siempre.

Para evitar en todo lo posible los efectos que la construcción de esta carretera o un nuevo proyecto tendrá sobre el medio ambiente, se elaboran los Estudios de Impacto Ambiental (uno de los documentos de la Evaluación de Impacto Ambiental) que, además de determinar cuál es el impacto que se genera sobre los diferentes elementos del medio, establece una serie de medidas preventivas (para evitarlos), correctoras (para subsanarlos) y, en última medida, compensatorias.

En el caso de la autovía, para evitar el atropello de la fauna del que hablamos, algunas prescripciones pueden ser la construcción de pasos subterráneos -bien señalizados, por ejemplo mediante la forestación de sus márgenes- para que los animales sepan por dónde tienen que pasar, y/o el vallado de la carretera, para que no crucen por la calzada.

¿Cómo decidir qué medidas tomar? ¿Cómo desarrollarlas? ¿Sobre qué elementos del medio hay que actuar? ¿Cuánto puede reducir el impacto? Todas estas preguntas no son fáciles de responder, pero son muy necesarias para alguien que quiera dedicarse a elaborar Estudios de una manera profesional, algo que puede realizar a través de nuestro Curso de Técnico en Evaluación de Impacto Ambiental.

En su cuarto módulo, desarrollamos técnicas y vemos cómo elaborar estas medidas que servirán para prevenir, corregir o, como última alternativa, compensar el impacto que los proyectos pueden tener sobre cualquiera de los elementos del medio, desde el faunístico o el florístico al social o económico.

Por cierto, si te matriculas antes del día 29 de junio, te hacemos un 75% de descuento para que hagas el Curso cuando te apetezca durante el verano.